De cómo la asimetría en las pérdidas-ganancias de una inversión puede poner una cuenta en serios problemas

El efecto de una racha negativa de pérdidas puede hacer que dos inversores que hagan exactamente las mismas operaciones de inversión tengan diferentes resultados si uno de ellos invierte más dinero que el otro.

La lógica inmediata nos puede hacer caer en este error muy común, pensar que si tengo una metodología de inversión relativamente buena, es decir, con esperanza matemática positiva, cuanto más dinero arriesgue más dinero ganaré. Este pensamiento es erróneo ya que si entramos en una racha negativa de pérdidas y encadenamos una serie de malas operaciones que hagan disminuir considerablemente nuestra cuenta, será cada vez más complicado poder recuperar el capital inicial.

En la siguiente tabla se puede ver este efecto, consideramos, por ejemplo, dos inversores con la misma metodología de trabajo, es decir, entran y salen de las inversiones en el mismo punto; la única diferencia es que el primero cada vez que pierde lo hace por un importe de 1000 y cada vez que gana lo hace por un importe de 2000, mientras que el segundo duplica esos datos, es decir, cada vez que pierde lo hace por importe de 2000 y cada vez que gana lo hace por un importe de 4000. No necesariamente el segundo, por arriesgar más importe, ganará más dinero ya que, si por desgracia, se encuentra ante una racha seguida de pérdidas su cuenta disminuirá en mayor medida y el porcentaje que necesitará para recuperar el capital inicial será exponencialmente mayor.

% Pérdida    % Recuperación

5%                     5%

10%                   11%

15%                   18%

20%                  25%

25%                  33%

30%                  43%

35%                  54%

40%                  67%

45%                  82%

       50%                100% (*)

60%                150%

70%                 233%

(*) Haciendo un cálculo matemático y llevándolo al extremo, un inversor que haya disminuido su cuenta en un 50% necesitará un 100% de revalorización para llegar al mismo punto inicial. Veamos un ejemplo:

Cartera de 10.000 euros que disminuye o pierde un 50% -> saldo final : 5.000 euros

Esa misma cartera de 5.000 euros si recupera un 50% -> saldo final : 7.500 euros

Esa misma cartera de 5.000 euros si recupera un 100%  -> saldo final : 10.000 euros

La gestión del riesgo, controlando las pérdidas por operación, es por tanto de vital importancia para que no pongamos en serio peligro nuestra cuenta y podamos seguir operando en el mercado.

George Soros (1930) : “No importa para nada si tienes razón o no. Lo que sí importa es cuánto ganas cuando tienes razón y cuánto pierdes cuando estás equivocado”.

[blog_subscription_form title=»Sigue nuestro blog»]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.