Los seguros de Vida-Riesgo

 

Estimado lector, antes de seguir, y aunque el narrador intentará en lo posible utilizar un lenguaje común y poco técnico, si en algún momento tiene alguna duda, para una mejor comprensión, acuda al Diccionario del seguro de vida que incluyo para una mejor comprensión.

Los seguros de vida quedan regulados por los artículos desde el 80 hasta 99 de la Ley del Contrato de seguro.

En este post vamos a hablar sobre el conocido como Seguro de Vida Riesgo Individual, que es el seguro de vida clásico en el que cualquiera piensa al hablar de este tipo de seguros.

Tal y como se estipula en el artículo 83 de la ley del contrato del seguro:

Por el seguro de vida el asegurador se obliga, mediante el cobro de la prima estipulada y dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a satisfacer al beneficiario un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, en el caso de muerte o bien de supervivencia del asegurado, o de ambos eventos conjuntamente.

Como en el sector de los seguros se utilizan muchas palabras que en ocasiones pueden no entenderse con fluidez, vamos a reconstruir la definición de seguro de vida:

Se trata de un contrato por el cual el cliente paga un precio pactado a cambio de que, en el caso de que sucediera alguna de las cuestiones aseguradas en él, relacionadas con desgracias personales severas, la compañía de seguros paga la cantidad estipulada.

QUIÉN CONTRATA UN SEGURO DE VIDA

En el caso que estamos tratando, un seguro de vida lo contrata una persona mayor de edad que se asegura a sí misma (o a otra persona, siempre tenga más de 14 años y que preste su consentimiento explícito). Hay una infinidad de motivos para contratar un seguro de vida.

 

En el plano individual

Una persona que quiera protegerse a sí misma frente a una situación muy adversa, como una incapacidad. Las personas más jóvenes y solteras y/o con familias reducidas o con pocos recursos son las más sensibles a esta cobertura, así como los autónomos, por varias razones:

  1. A los jóvenes, porque les quedan muchos años por delante de vida laboral y una incapacidad puede finiquitar financieramente todos sus planes a medio y largo plazo.
  2. Además, si no se cuenta con un apoyo familiar importante, pueden darse casos de aislamiento y exclusión social. Una persona joven que ha cotizado durante poco tiempo y con una base de cotización baja, va a percibir una pensión de incapacidad acorde a estas circunstancias, con lo que la protección es algo a tener muy en cuenta.
  3. Para los autónomos, que en su amplia mayoría cotizan por la base mínima, un seguro de vida con cobertura de incapacidad debería de ser uno de los pilares de su plan de protección personal.
En el plano familiar

Una persona contrata un seguro de vida para proteger el bienestar y estilo de vida de sus seres queridos que dependen en mayor o menor medida de sus ingresos:

  1. Así, los padres y madres con hijos pequeños contratan pólizas de seguro de vida hasta que éstos son mayores para poder garantizar que sus condiciones de vida, su educación o sus aficiones no se verán alteradas si falta cualquiera de ellos. En las familias de un solo progenitor, se antoja aún más fundamental el tener un seguro de vida para garantizar el bienestar del menor.
  2. Por otro lado, los acreedores de un contrato hipotecario (u otras deudas) también suelen protegerse de la legación de la deuda mediante un seguro de vida.
  3. Además, los autónomos nuevamente han de pensar en la diferencia de ingresos que percibirían los suyos si en lugar de los rendimientos del trabajo su familia cobrase pensiones públicas derivadas de una base de cotización mínima.
  4. Personas con altos patrimonios que quieran ayudar a sus herederos en el pago del Impuesto de Sucesiones en la CCAA donde está vigente, especialmente cuando se trata de patrimonio inmobiliario o activos poco líquidos.

Hay más razones por las que una persona se inclina a contratar un seguro de vida, pero hay que tener siempre varias reglas claras:

  • Que las garantías que escogemos son las que realmente necesitamos, mucha atención en el diccionario a la diferencia entre Incapacidad Permanente Absoluta y Total, por ejemplo.
  • Que los capitales de indemnización serán suficientes: de poco le vale a la familia de un autónomo que cotice por la base mínima que ingrese 3.000€ netos al mes una indemnización de seguro de 60.000€, que no obstante será mejor que nada, ya que apenas significará dos años de apoyo en términos de su economía doméstica diaria. Para escoger una cantidad apropiada, lo mejor es contactar con un especialista que haga un diagnóstico completo de las circunstancias personales, familiares y financieras de la familia.

 

  • Que lo señalado en cuanto a la salud previa del asegurado, sus aficiones y su profesión ha de ser siempre información real y sincera, para evitar problemas en el caso de ocurra algún siniestro.

CUÁL ES LA FISCALIDAD DEL SEGURO DE VIDA

En cuanto a la fiscalidad del seguro de vida debemos separar dos partes:

  • La ventaja fiscal de la prima (el precio que se paga): en el caso de los autónomos, el seguro de vida se puede desgravar en el IRPF por el máximo de 500€. Esto significa que si un autónomo paga 350€ se los desgravará íntegramente, mientras que si paga 650€ se desgravará el límite máximo, 500€.
  • En cuanto a las prestaciones (los pagos que reciben los beneficiarios si ocurre algo).

Tendrás que leer nuestro próximo artículo La Fiscalidad en el Seguro de Vida, ya que la diversidad de combinaciones es tan amplia que preferimos explicarlo en otra publicación.

PÁGINAS O ENTRADAS RELACIONADAS

 

  1. Protección Familiar: los principales pasos a seguir para protegerte a ti y a tu familia. Podrás dejar tus datos para que un experto contacte contigo.
  2. La Fiscalidad en el Seguro de Vida: una aproximación a la tributación de los seguros de vida.
  3. Cuestionario de Datos: deja tus datos para que un experto contacte contigo.

 

DICCIONARIO BÁSICO DEL SEGURO DE VIDA

FIGURAS CLAVE
  • TOMADOR: es quien contrata el seguro y quien lo paga. Puede hacerlo tanto sobre su propia vida como la de un tercero. 
  • ASEGURADO: es sobre quien recae el riesgo. Es decir, son los cambios en la vida de esa persona las que generarán el derecho a que se cobre una indemnización.
  • BENEFICIARIO: es quien cobra el seguro en caso de que se produzca. A diferencia del tomador y el asegurado, que son únicos, se pueden establecer múltiples beneficiarios en caso de fallecimiento con aleatoriedad en la distribución de la indemnización. Además, por supuesto, de que el tomador y asegurado puede designarse a sí mismo como beneficiario para las garantías de vida, y otros beneficiarios para las garantías de fallecimiento.

Estas tres figuras no tienen porqué coincidir, pudiendo haber en una póliza un tomador, un asegurado y un beneficiario diferente. Ejemplo: un abuelo que decide contratarle y pagarle un seguro de vida a su hijo, designando de beneficiario a su nieto.

 GARANTÍAS
  • FALLECIMIENTO POR CUALQUIER CAUSA: es la cobertura principal y la mínima obligatoria en los seguros de vida, y garantiza el pago de un capital a sus beneficiarios en caso del fallecimiento del asegurado.
GARANTÍAS COMPLEMENTARIAS HABITUALES

Si bien las compañías han ido incorporando garantías adicionales para ampliar las coberturas de las pólizas, mencionaremos las más habituales:

  • FALLECIMIENTO POR ACCIDENTE: se establece un capital adicional si el fallecimiento se produce por causa accidental.
  • FALLECIMIENTO POR ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN: se establece un capital adicional si el fallecimiento se produce por causa de un accidente de circulación. 
  • INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA: si al asegurado se le diagnosticase por parte de la Seguridad Social la imposibilidad de volver a desempeñar cualquier tipo de trabajo, el beneficiario (que será el asegurado salvo designación expresa) cobraría el capital estipulado.
  • INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL: si al asegurado se le diagnosticase por parte de la Seguridad Social la imposibilidad de volver a ejercer su profesión habitual, no así otro tipo de trabajo, el beneficiario cobraría el capital asegurado. * Esta cobertura es cada vez más demandada especialmente en profesiones particularmente sensibles: guardia civil, bomberos, cirujanos, peluqueros, etc, en general cualquier profesión que requiera de una buena condición física o de un alto grado de precisión manual.
  • ENFERMEDAD GRAVE: esta cobertura se presente en diferentes compañías con sus particularidades, ya que el listado de enfermedades graves varía en cada caso, en alguna compañía son referidas a enfermedades específicas de la mujer (cáncer de mama especialmente) o del hombre (cáncer de próstata). Lo que se asegura es el pago de la cantidad fijada en el caso de que al asegurado se le diagnostique alguna de las enfermedades asegurada, con el fin de que sirva de ayuda a contratar servicios que mejoren la curación.

Al margen de estas coberturas, que son las mayoritarias en los contratos de seguros de vida de las compañías, existen actualmente una serie de servicios adicionales que ofrecen más servicios al asegurado y que suelen estar incluidos de forma gratuita en los contratos: elaboración de testamento online, borrado digital del fallecido, programas de ayuda médica/nutricional, aps de ejercicio físico, anticipos para afrontar gastos como la liquidación del Impuesto de Sucesiones o el Sepelio.

 

Subscríbete a Finanzas a Medida

* indicates required



Seleccione todas las formas en que le gustaría recibir noticias de Finanzas a Medida:


Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.